Hablando de las ciudades de San Petersburgo y Moscú, ha de tener en cuenta son muy diferentes entre si.

Moscú es una ciudad más rusa en cuanto a su identidad con sus contradicciones, dimensiones, grandezas, historias medievales, mezclas de estilos de arquitectura que representan desde el siglo XV cuando se erigieron los muros del Kremlin hasta el XX cuando se ha obtenido la nueva imagen puesto que fue la capital de la URSS. Hoy en día es el centro político y de la economía emergente del país con sorprendente nivel de lujo en ciertos momentos. Se puede decir que para descubrir la capital habría que ser un poco explorador y meterse en sus extraños callejones, patios y a veces atravesar distancias largas. En la capital no todo está a la vista para uno que está de turismo.

La ciudad de San Petersburgo fundada en el 1703 por el primer emperador de Rusia Pedro I, que cambió el rumbo de la historia del país convirtiéndolo a un estado mucho más europeo que antes, competiendo con alta cultura palaciega de los países de Europa occidental e inculcando nuevas costumbres y modas. Durante los siglos XVIII y IXX fue la capital del imperio Ruso y obtuvo sus rasgos tan clásicos, espléndidos, arreglados. Localmente se la denominan la capital de cultura y también como Venecia del Norte por su innumerable cantidad de canales, su melancólica y su romanticismo.

En cuanto a la cantidad de días que habría que dedicar a cada una de las ciudades, hay que tener en cuenta varios factores:

1) Su tiempo. Si está realizando su viaje de turismo exclusivamente a Rusia y dispone del tiempo para conocer sin prisas sus atracciones con guía en español, asistir a algunos espectáculos, visitar diferentes museos, irse a las afueras de las ciudades etc... O en su caso Rusia forma parte del recorrido por varios países cuando no puede permitirse este lujo.

2) Sus gustos. Como ya hemos visto que los dos destinos son muy diferentes y puede atraer más un concepto que otro.

3) La amplitud. ¿Se conforma con ver sólo la parte metropolitana o desea irse a otras localidades cercanas a las capitales para descubrir algo diferente? En Caso de Moscú sería el viaje a alguna de las ciudades de la ruta llamada el Anillo de Oro (para realizarla entera habría que dedicarle 3 días). En San Petersburgo es la visita de una de las más antiguas ciudades de Rusia Novgorod del siglo XI

4) Días libres. ¿Es de su gusto tener un día extra libre, a parte de los tours con guía en español, para perderse en las calles e ir de compras?

Cuánto tiempo Moscú y San Petersburgo. Visión de sus guías.

Aunque no es fácil definir cuántos días dedicar a cada ciudad haciendo turismo, para tener una idea podría tomar estas cifras sugeridas por sus guías:

Guía de Moscú

1º día el centro histórico
2º día las atracciones alejadas del casco histórico
3º día fuera de Moscú (frecuentemente visita de la ciudad de Sergiev Posad) o completando la lista de los lugares de interés dentro de la ciudad
4º día visita de algunas de las ciudades del Anillo de Oro (a parte de la de Sergiev Posad) o visitar museos de Moscú como Armería, fondo de diamantes, Galería de pintura rusa de Tretiakov, museo de cosmonáutica o el museo de bellas artes de Pushkin, etc...
5º día libre o un tour temático, como por ejemplo los lugares conmemorativos de la Segunda Guierra Mundial.

Guía de San Petersburgo

¿Cuántos días se necesitan para conocer San Petersburgo? Cada peterburgués le contestará que una vida entera. Para saborear la ciudad, sorbo a sorbo, hace falta una semana. Vamos contando:

2 días para gatear la parte central y visitar las catedrales más lindas. Dos cosas que no se puede perder:
• Las vistas de la ciudad desde la columnata de la catedral de San Isaac;
• Un paseo por los ríos y canales en un barquito.

2 días para sumergirse en el ambiénte bohemio:
• 1 día entero para las colecciones del famosísimo Hermitage.
• 1 día más para algún otro museo según sus gustos: El Museo Ruso (la pintura y escultura rusa), el Palacio de los Yusupov (los interiores de una casa noble), Erarta (el arte contemporáneo) o algo menos serio como, por ejemplo, el Museo del Vodka Ruso.
• Alguna obra de teatro por la noche: El Lago de los Cisnes, La Bella Durmiente, etc.

2 días para descubrir las magníficas ex-residencias de verano de los zares rusos. No se puede perder:
• El jardín de fuentes de Peterhof. 100 hectáreas a lo largo de la costa del Báltico y 150 fuentes diferentes;
• El ostentoso Palacio de Catalina en Tsárskoe Selo/Pushkin con su Sala de Ambar.

1 noche para gozar de las noches “blancas”. Ver los puentes abrirse, sentir el bullicio de las calles, redescubrir la ciudad sumergida en el crepúsculo, tomar unas copas, perderse, ponerse melancólico, dejar su corazón aquí para siempre...
1 día más para recuperar las fuerzas y comprar souvenirs.

escrito por guía de turismo en español en San Petersburgo